News:

Events:

Fascinante exploración : Además de los mil matices de timbre y de dinámica, el arte de Márquez consiste en abrir o descubrir nuevos pliegues y voces internas en cada pieza. Esto alcanza su punto más alto en su interpretación de la zamba -especialmente en Zamba del carnaval, La cantora de Yala, Zamba de Lozano, Zamba del pañuelo, Maturana-, tal vez por la ambigua y compleja naturaleza rítmica de un género que parece esconder una forma dentro de otra (Leguizamón sostenía que en toda zamba suya anida una baguala). La riqueza contrapuntística es sin duda otro punto de unión con el modelo bachiano. El Cuchi bien temperado es el proyecto de un músico erudito, pero no de un académico. No se oye como un folclore “estilizado”, ni como algo reglado desde fuera, sino como algo que se despliega desde adentro a la manera de una figura dentro de otra.

Federico Monjeau, Clarín, Buenos Aires

Photos